GRUPO I: Edad de 3 a 4 años

Entramos en la etapa pre-escolar, donde los niños querrán hacerlo todo por sí mismos; están ansiosos por aprender. Son independientes y querrán establecerse separados de sus padres.  Surgirán los temores a lugares desconocidos y a experiencias nuevas. Un periodo con numerosos cambios donde os pondrán a prueba una y otra vez. A los 3 años de edad, ya pueden manejar con cierta soltura un triciclo y pueden atrapar una pelota. Comienzan a pararse de pie, a caminar en puntillas y a construir torres con 6 o 9 bloques. También descubriréis que pueden pintar y dibujar en forma circular y horizontal. Hasta utilizarán tijeras especiales para niños.

A los 4 años, tienen más control sobre los pequeños músculos. Son muy activos, por lo que se pasarán el día yendo de un lado a otro, sin parar de jugar; sus juegos pueden que se vuelvan un tanto agresivos.

GRUPO II: Edad de 4 a 5 años

Los niños de 4 años están repletos de energía. Quien tenga un niño de esta edad sabe que son inagotables, deseosos de aprender por sí mismos y con ganas de participar en las tareas de casa ayudando en todo lo que puedan, y se muestran mucho más independientes.

  • Muestran mayor coordinación en sus movimientos corporales.
  • Pueden recoger un balón en movimiento.
  • Su sentido del equilibrio mejora y pueden andar ya a la pata coja manteniendo el equilibrio sobre un pie.
  • Son capaces de expresar verbalmente su estado de ánimo “estoy enfadado”, también sus necesidades personales y deseos. Y obviamente, intentan satisfacerlos.
  • Son capaces de combinar oraciones cortas.
  • Les entusiasma hablar con los adultos y vuelve a aparecer otra etapa del “¿Por qué?”. Preguntan por todo aquello que despierta su curiosidad y les inquieta. Es importante responderles siempre con la verdad. Es nuestra función como padres, ya que de este modo les estamos enseñando a pensar y a hacerse una idea del mundo en el que vive.

GRUPO III: Edad de 5 a 6 años

Los niños de 5 a 6 años siguen repletos de energía, quieren jugar y siguen aprendiendo jugando. Pero en esta etapa, nuestros pequeños están a punto de dar un gran salto: dejar el preescolar e iniciar la escuela primaria. Es un momento de transición, las cosas van cambiando y paulatinamente nuestros hijos van haciéndose mayores.

  • Su vocabulario se amplía enormemente, en este periodo es capaz de dominar unas 2.500 palabras y vocalizarlas correctamente. Es decir, los niños de esta edad, tienen pleno dominio del repertorio fonético.
  • Son capaces de decir su nombre completo y la dirección dónde viven.
  • Son capaces de expresar verbalmente su estado de ánimo “estoy enfadado”, también sus necesidades personales y deseos. Y obviamente, intentan satisfacerlos.
  • Aparecen las preguntas sobre el origen de los bebés, en algunos colegios trabajan estas inquietudes a través de proyectos, respondiendo preguntas del estilo ¿cómo se siente un bebé dentro de la barriga de mamá? ¿Sienten frío? ¿Nos oyen?
  • A esta edad debe tener ya clara su identidad sexual. Necesitan sentirse importantes para las personas de su entorno.
  • Reconocen las emociones y sentimientos de los demás.
  • Muestran actitudes de protección ante los más pequeños.
  • Les gusta hacer encargos y asumir responsabilidades en las tareas domésticas y escolares. De aquí que sean importante la figura de los “encargados” en las aulas.
  • Les gusta que los elogien cuando hacen las cosas bien y empiezan a darse cuenta que se equivocan y cometen errores.